jueves, 3 de noviembre de 2011

DONDE MI NOMBRE SE EXPANDE Y VIBRA.-Por Ignacio Bellido

Sin esperar a que el caparazón de la tortuga
Sea el oráculo de mi destino
He vuelto a las aguas y me recreo en todas las premoniciones,

He podido albergar parte de los rayos del sol en el rincón de las adversidades
Y limpiado de impureza los sentimientos.

Todo es un magma
donde mi nombre se expande y vibra
Con la seguridad de ser aceptado
y no debo temer
La sentencia de los sanedrines.

En esta alegría puedo recorrer el mundo sin connivencia
Con el tiempo
Y fundirme con las almas que esperan.

Esta sensación incorpórea
Me lleva hasta la cadencia de mi propia melodía.
Y en sus pausas
sentir como mis manos permanecen al lado del sauce
Esperando la caricia.
Que las proclame.

El mundo y sus geometrías
Han iniciado la huida hacia los templos de hielo
Para morir allí en la degradación de sus hitos.

He aquí la nueva cruz invertida, que ofrece sus lindes para continuar

No hay comentarios:

Publicar un comentario